Amigos que me siguen..

domingo, 27 de febrero de 2011

EL FIN DE SEMANA PERFECTO...¿O NO?

Este fin de semana era perfecto para una escapada fuera de casa: tres días por delante( gracias al generoso día de Andalucía, este año bien caido en lunes), con buena temperatura, todos libres de resfriados o cualquier otro impedimento físico temporal, las niñas con pocos deberes.....en fín que empezamos a planear nuestra escapada a tierras nuevas con una semana de antelación...¡¡¡GRAVE ERROR!!! El miércoles a eso de las 6:30 de la madrugada me despierto y me incorporo para ver la hora del despertador, cuando oigo(y siento) un crujido seco a la altura de mis cervicales, a la vez de ver las estrellas de todos los colores y tamaños ¡DIOS, CÓMO DOLÍA! Pués sí, intento ir a trabajar con mi ibuprofeno 600 recien tomado, y después de toda una odisea por el camino( no podía ni mirar a los lados para cruzar las calles y tenía que andar muy despacito para no rebotar mi accidentado cuello y no seguir viendo estrellas coloridas) al llegar como el que viene de la guerra me dirijo a mi directora y con un hilo de voz casi imperceptible le digo: tengo que irme a casa, no se que será pero es como si se me hubiera roto el cuello. Si tardé en bajar al trabajo, ni os cuento lo que fué la subida a casa.

Me dan cita para las 4:30 de la tarde en el centro de salud y tras una mañana dolorosa, inmóvil y eterna, me dispongo para que al menos me den algo que me quite el intenso dolor. Mi médico asegura lo que yo creía : una hermosa contractura. Lo peor fue el examen médico, que después del temido "toqueteo"( con todos los respetos) en la zona superdolorida y del "...mire hacia la izquierda, derecha, arriba y abajo..."  intentó estirarme un poco el cuello, así que me agarra a la altura de las orejas y tira p'arriba...ni os cuento lo que yo sentí, no sé si me dolía más mi contractura o el hecho de que se me clavaron los dos pendientes a la vez en la sensible carne de detrás de las orejas. El hombre lo hizo con la mejor de las intenciones, pero si mal entré en consulta..¡ay!, ¡cómo salí!. Bueno al grano: unos días de reposo, mucho myolastan y mucho ibuprofeno. Así que aquí estoy, haciendo un hoyo en el sofá de casa, "empanada" en cojines, y tan tiesa que parece que me he tragado el palo de la escoba. Rafa y las niñas se van por la tarde al parque para aprovechar los días tan buenos, y yo he aprendido una lección: NO VUELVO A HACER PLANES CON TANTA ANTELACIÓN, PORQUE PUEDE SER UN PLANPERFECTO PERO SEGURO QUE VIENE ALGO O ALGUIEN Y TE LO JODE!!!
                                             
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada